Permacultura… ¿Social?

Supongo que ya sabrás, que en unos días comienza el curso de PERMACULTURA SOCIAL que estamos co-organizando con AGRhumus, es el segundo Curso intensivo que hacemos posible gracias al apoyo de la Laboral Ciudad de la Cultura, para seguir aprendiendo los procesos de diseño permacultural.

Cuando empiezas a conocer y comprender los procesos y herramientas de diseño en Permacultura, es muy habitual centrarse únicamente en los principios éticos del cuidado de la tierra, el cuidado de las personas y la repartición justa… sus doce principios de diseño de la permacultura… sus zonas y sectores. Sobre estos procesos tuvimos el placer de aprender con Sergi Caballeroel pasado mes de abril en el Curso de Introducción al diseño en permacultura urbana en la Laboral.


eticas-y-principios


Cuando pasas a la acción y empiezas a “diseñar” tu proyecto ya sea urbano, periurbano o rural, empiezas primero a zonificarlo todo, a observar y mirar a fondo las interrelaciones entre zonas… ¡Pero! Muchas veces se nos olvida la ZONA 00, también llamada Ecología del Ser, la zona más íntima e individual en todo proyecto permacultural que se precie, a la que debemos darle su debida importancia en la interrelación entre las distintas zonas que conforman tu proyecto.

Aprovecho esta oportunidad, para traerte estas reflexiones de Carlos Vilalta, que en su día leí en su blog y que hoy me apetece compartir contigo:

“La Ecología del Ser significa que la sinergia que se produce cuando las PERSONAS nos encontramos, compartimos nuestras habilidades, nuestra energía, nuestros conocimientos y fuerzas para apoyarnos mutuamente, es probablemente lo más valioso de la Permacultura, aunque a veces, encontrar la manera de trabajar juntos de forma eficaz para desarrollar verdaderas comunidades, sea el mayor desafío al que se enfrenta el Ser humano en estos momentos”

También podemos hablar de la Zona 0, donde planificamos en nuestro cerebro la sostenibilidad del diseño, donde consideramos los cambios que CADA UNO necesita, dentro de nosotros y de nuestros patrones de vida: desprenderse de las falsas comodidades, de los viejos hábitos, puede ser muy amenazador, especialmente después de pasar toda una vida dentro de la sociedad de consumo y crecimiento económico que son sinónimos de felicidad y seguridad. No queramos transformarnos de la noche a la mañana en “eco-héroes” porque podemos acabar desanimándonos. Realicemos cambios pequeños pero significativos en nuestras vidas, confiando en el cambio que estamos realizando y siempre bajo la vieja consigna de “piensa global, actúa local”. Tenemos que comprender que la verdadera riqueza no consiste en el dinero ni las cosas materiales, sino más bien en vivir de forma liviana y tener un estado mental positivo. La culpabilidad puede ser una forma altamente negativa y destructiva. Es importante que TODOS  aprendamos a vivir de forma sostenible, pero ello no implica pensar en términos de renuncia y negaciones. Vivir utilizando los recursos que el Planeta y los demás pueden sostener, debería constituir una experiencia liberadora y no limitante.”


zone-and-sector-anal_esp


Desde mi experiencia personal al colaborar y participar en grupos y equipos de trabajo, asociaciones, cooperativas, etc… es bastante habitual encontrarnos con conflictos personales, luchas de egos, ausencia de empatía, comunicación violenta y…¡es agotador!… los procesos colectivos y colaborativos se ralentizan y muchos proyectos “fracasan”, entrecomillo esta palabra, porque soy de los que piensan “que de todo se aprende”  El elemento diferenciador no está en la experiencia en sí, sino en nosotros y cómo afrontemos las situaciones.

Por esta razón, hemos pensado que es necesario conocer y profundizar con Tato Peña de AGRhumus en la parte “social” de la Permacultura… SOCIAL para nosotros, es igual a PERSONAS y cómo nos afectan sus interrelaciones en un proceso de diseño permacultural.

Para llegar a ese objetivo, deberíamos intentar un ejercicio de reflexión sobre la observación profunda, que consiste en responder a varias preguntas desde distintos tipos de observación en cualquier proceso de diseño… ¿de vida?

.-La observación intuitiva: ¿Que nos inspira? ¿Cómo nos sentimos? ¿Qué sensación me produce este lugar o proyecto? Es nuestra primera impresión sin condicionantes.

La observación subjetiva: ¿Qué podemos hacer, que deseamos hacer, qué nos vemos obligados a hacer en este espacio? Es la que nos hace sacar nuestro arte y pensar creativamente en la realidad.

La observación objetiva: ¿que nos vamos a encontrar?, ¿donde tenemos que recoger la información más técnica del lugar?, ¿como es el tipo de tierra?, ¿cantidad de luz solar?, ¿su orientación?, ¿el agua?, ¿el viento?, ¿el peligro de fuego?, ¿conocemos las plantas que existen en el terreno?, ¿los vecinos?, ¿microclimas?, etc…

La observación imaginativa: ¿Qué ocurrirá si dejo este lugar sin tocarlo? ¿Qué se puede hacer en el futuro?

Ejercicio sacado de, Apuntes de permacultura

Estas preguntas seguramente no son suficientes y tienen múltiples respuestas y matices… y cada uno de los participantes en el proyecto del ESPACIO PERMACULTURAL deberán responder y reflexionar de manera individual, para encontrar su lugar en él… con el tiempo y sin prisas… y deseo que esas respuestas nos lleven a caminar juntos en este proceso de co-creación.


¡Anímate y únete a la Permacultura!


Tienes más información sobre el Curso de Permacultura Social, ¡Aqui! 

Saludos y hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *