¿Por qué un bosque comestible?

 

Bosque de Muniellos. foto: waste.ideal.es
Bosque de Muniellos. foto: waste.ideal.es

 

Desde tiempos remotos la vida del hombre esta ligada a la de los bosques. De la existencia de oxígeno depende nuestra existencia., por lo tanto, el destino del hombre (su vida y su muerte) está unido al de los árboles.
En otros tiempos, las personas tenían sentimientos de respeto, adoración y piedad hacia los bosques, los consideraban su hogar, fuente de alimento y un almacén donde obtener herramientas, medicinas e indumentaria. Siempre hemos tenido una especial relación con los bosques basada en la supervivencia.
Los bosques y las personas estaban interconectados no solo en el plano físico si no también en lo que a la parte espiritual se refiere. Sus dioses vivían en lo profundo del bosque, el árbol era parte de la creación del mundo y el destino del individuo o del poblado estaba ligado al de sus vecinos vegetales.
Pero las personas, con el cambio de creencias y del orden político y cultural empezaron a trastornar este equilibrio. Empezaron a ver el bosque no como parte de ellos sino como algo a ser conquistado e incluso como algo tenebroso y maligno. Lo que el ser humano no puede entender lo achaca a poderes sobrenaturales y culpa a la naturaleza de los males que dominan la tierra.
Pero no son más que fuerzas y relaciones simbióticas que llevan actuando desde que la vida apareció sobre el planeta. Todos los organismos vivientes dependen de los bosques. En un viejo árbol del bosque pueden encontrarse hasta ¡1500 invertebrados viviendo en él! Algunas de estas especies, tanto animales como vegetales y como se relacionan entre si pueden ser claves para descifrar misterios científicos.
Esta relación entre especies y la observación de las mismas es la que hacen que nos planteemos la creación de un bosque comestible. Intentar copiar un sistema autógeno como es un bosque y ayudar a que se instaure es lo que nos hace decantarnos por instaurar esta formación arbórea, en vez de otros sistemas ajenos a los ritmos de la naturaleza y que requieren un mayor esfuerzo y gasto energético.

 

Gremios. Foto:foodforest.chears.org
Gremios. Foto:foodforest.chears.org

El poder experimentar e intentar comprender la mecánica de esas fuerzas e interacciones que llevan funcionando de forma efectiva desde el principio de los tiempos, para que trabajen por nosotros y nos den alimento y otros recursos mientras regeneramos una zona degradada, me parece motivación mas que suficiente para decantarnos por la instauración de un bosque comestible en el Espacio Permacultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *